DECRETO 41/1994, de 17 de febrero, por el que se aprueba el Plan de Prevención y Control del SIDA y de las Infecciones relacionadas con el VIH.

Sección:II - Disposiciones Generales
Emisor:Consejeria de Sanidad y Bienestar Social
Rango de Ley:Decreto
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Fecha del Boletín: 22-02-1994 Nº Boletín: 36 / 1994

DECRETO 41/1994, de 17 de febrero, por el que se aprueba el Plan de Prevención y Control del SIDA y de las Infecciones relacionadas con el VIH.

En tan sólo un decenio el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) se ha convertido en una pandemia que afecta a millones de hombres, mujeres y niños en todos los continentes. Aunque los primeros casos notificados se produjeron en varones homosexuales de unos cuantos países industriales, pronto se hizo evidente que se trataba de una epidemia de alcance mucho mayor.

La estrategia mundial de prevención y lucha contra el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) fue formulada inicialmente por la OMS (Organización Mundial de la Salud) en 1985-1986 y aprobada unánimemente por la 40ª. Asamblea Mundial de la Salud (mayo de 1987), la Cumbre de Venecia de Jefes de Estado y de Gobierno (junio de 1987) y la Asamblea General de las Naciones Unidas (octubre de 1987).

España es uno de los países europeos que ocupa los primeros puestos en cuanto a casos de SIDA declarados desde el inicio de la enfermedad. La magnitud creciente de las infecciones relacionadas con el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), el carácter de alta letalidad de la enfermedad, la ausencia de terapias especificas, así como el tremendo impacto económico y social que provoca, hacen necesaria la intensificación de esfuerzos en la prevención y control de la infección por el VIH y el SIDA.

En nuestra Comunidad Autónoma, «El Plan Estratégico de Salud para Castilla y León», que fue aprobado por el Decreto 68/1991 de 11 de abril, recogió entre sus áreas de actuación el SIDA y estableció los objetivos generales y de proceso de la Comunidad Autónoma relacionados con este problema. Por otra parte, este Decreto determina que el desarrollo operativo del Plan Estratégico de Salud se ha de llevar a cabo a través de planes sectoriales de acuerdo con las prioridades de salud.

El SIDA y las infecciones relacionadas con el VIH, se encuentran entre las áreas establecidas como prioritarias para la Planificación de Salud en Castilla y León, definidas en virtud de la Orden 28 de mayo de 1991 de la entonces Consejería de Cultura y Bienestar Social, conforme a los criterios de selección expuestos en la misma Orden citada.

Asimismo, la Ley 1/1993, de 6 de abril, de Ordenación del Sistema Sanitario, incluye estas actuaciones dentro de sus principios generales y actividades a desarrollar por la Comunidad de Castilla y León.

Todo ello hace necesario el desarrollo y la puesta en marcha de un Plan Sectorial de Prevención y Control del SIDA y de las Infecciones Relacionadas con el VIH, que de forma global afronte los problemas sanitarios y sociales que ocasiona el SIDA en la Comunidad de Castilla y León, a través de programas de salud. Asimismo, dado el tiempo transcurrido, es preciso actualizar los objetivos generales que el Decreto 68/1991 establecía respecto a esta área, de manera que se adecuen a la realidad, así como establecer los programas y actividades para el bienio 1994-1995.

En consecuencia, a propuesta del Consejero de Sanidad y Bienestar Social, previa deliberación de la Junta de Castilla y León en su reunión de 17 de febrero de 1994,

DISPONGO:

Artículo 1º Se aprueba el Plan Sectorial de Prevención y Control del SIDA y de las infecciones relacionadas con el VIH, cuyos objetivos, criterios y directrices se insertan en el Anexo I del presente Decreto.
Art. 2º Este Plan Sectorial tiene como finalidad la planificación, coordinación, promoción, desarrollo y evaluación de las actuaciones relacionadas con la prevención y control del SIDA y de las infecciones relacionadas con el VIH en la Comunidad Autónoma de Castilla y León.
Art. 3º La Consejería de Sanidad y Bienestar Social fijará cada año a partir de los objetivos señalados en el Plan Sectorial de Prevención y Control del SIDA y de las infecciones relacionadas con el VIH, las prioridades de actuación en este campo.
Art. 4º Los objetivos y contenidos del Plan deberán ser actualizados, con la modificación o ampliación que en su caso proceda, de acuerdo con los resultados obtenidos en su evaluación.
DISPOSICION ADICIONAL

Se autoriza a la Consejería de Sanidad y Bienestar Social a dictar cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo y ejecución de lo dispuesto en el presente Decreto.

DISPOSICION FINAL

El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el «Boletín Oficial de Castilla y León».

Valladolid, 17 de febrero de 1994.

El Presidente de la Junta de Castilla y León,

Fdo.: JUAN JOSE LUCAS JIMENEZ

El Consejero de Sanidad y Bienestar Social,

Fdo.: JOSE MANUEL FERNANDEZ SANTIAGO

ANEXO I

PLAN SECTORIAL DE PREVENCION Y CONTROL DEL SIDA Y DE LAS INFECCIONES RELACIONADAS CON EL VIH

CAPITULO I
Introducción

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y la infección por VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), son en la actualidad un problema de Salud Pública a nivel Internacional. Según los cálculos de la OMS, bastante más de 10 millones de niños y adultos en todo el mundo se han infectado con el VIH desde el inicio de la pandemia. Entre ellos, unos 2 millones han contraído el SIDA, etapa tardía de la infección por el VIH que por término medio se presenta a los 10 años ocurrida ésta. La OMS calcula que para el año 2000 el total acumulativo de hombres, mujeres y niños infectados habrá alcanzado entre 30 y 40 millones, de los cuales 12 a 18 millones habrán contraído el SIDA. Casi el 90% de las infecciones por VIH y los casos de SIDA previstos para el decenio en curso se producirán en los países en desarrollo. La situación es critica en el Africa subsahariana, donde actualmente hay 7 millones de adultos infectados. En algunos consultorios de atención prenatal hasta un tercio de embarazadas están infectadas por el VIH, y fuera de las ciudades también se han observado tasas de seropositividad igualmente elevadas. Como consecuencia, la OMS prevé actualmente que para el año 2000 habrán nacido entre 5 y 10 millones de niños infectados por el VIH. En los países africanos donde la prevalencia de la infección por el VIH ya es elevada, en el año 2000 la esperanza de vida al nacer descenderá efectivamente entre un 5% y un 10% en vez de aumentar un 20% como se había previsto cuando no había SIDA.

El SIDA es la manifestación más grave de la infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, caracterizado por la aparición de enfermedades infecciosas, ciertos tipos de tumores, etc.

Su importancia radica en sus peculiaridades epidemiológicas, gravedad, alta mortalidad, edad de los afectados, elevados costos así como sus dificultades terapéuticas y carencia actual de vacuna. Ello obliga a realizar los principales esfuerzos en el campo de la prevención. En este sentido las personas infectadas por VIH constituyen un grupo sobre el cual actuar para retrasar la aparición de las manifestaciones del SIDA y evitar el contagio a otras personas.

Además no es un fenómeno que vaya a desaparecer en poco tiempo; existe un constante incremento del número acumulado de infectados y enfermos de SIDA, y los problemas que de ello se derivan, sociales, asistenciales, económicos, psicológicos, etc. Todos los indicios apuntan a que la sociedad en su conjunto debe prepararse para convivir con estas personas.

El número total de casos de SIDA notificados a la OMS a 30 de junio de 1993 es de 718.894. Europa aporta un total de casos de 92.769 (12, 9%). En esta misma fecha España era el pais europeo con una tasa acumulada por millón de habitantes más elevada (475), seguido de Suiza (439), Francia (426) e Italia (291). La última actualización del Registro Nacional de SIDA, realizada a 30 de septiembre de 1993, indica que durante el tercer trimestre de 1993 el número de casos incluidos en el registro ha aumentado en 1390, con lo que el total acumulado asciende a 21.205 y la tasa acumulada por millón de habitantes es de 544, 29. De ellos el 82, 2% son varones y el 82, 4% tenían en el momento del diagnóstico una edad comprendida entre 20 y 40 años. Los menores de 13 años (casos pediátricos) suponen el 2, 5% (525 casos), y de ellos el 53, 9% son varones. La categoría de transmisión más frecuente es la utilización de drogas por vía parenteral (UDVP), que supone el 64, 0%. Las infecciones oportunistas son el grupo de enfermedades indicativas más frecuentes (64, 2%), siendo la tuberculosis extrapulmonar la enfermedad principal en el 19, 7%.

En el conjunto de España, se produce desde 1991 más de un caso al año por 10.000 habitantes, y en las Comunidades de Baleares, Cataluña, Madrid, País Vasco y La Rioja se observan tasas aún mayores. Las estimaciones hechas por el Centro Europeo para la Vigilancia Epidemiológica sitúan a España con la tasa más alta de todos los países Europeos en los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA