Decreto 292/2001, de 20 de diciembre, por el que se establecen Líneas de Apoyo a la Familia y a la Conciliación con la Vida Laboral en Castilla y León.

Sección:I - Disposiciones Generales del Estado
Emisor:Consejeria de Presidencia y Administracion Territorial
Rango de Ley:Decreto
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

El descenso de los índices de natalidad es un dato generalizado en los países desarrollados, siendo especialmente significativo el ejemplo español donde, desde mediados de los años 70, se ha experimentado una notable tendencia a la caída de la natalidad hasta contar en la actualidad con una de las tasas más bajas de Europa. La Comunidad de Castilla y León no es ajena a este problema encontrándonos con una tasa de natalidad ligeramente inferior a la media nacional si bien es algo superior al de otras Comunidades del norte de España.

La incorporación de la mujer al mundo laboral, el retraso en la edad de emancipación de nuestros jóvenes y la evolución de los patrones que rigen los hábitos sociales y culturales,son algunas de las causas que explican el fenómeno de la disminución de la natalidad, que es, sin duda, uno de los principales problemas a los que ha de hacer frente nuestra sociedad en los años venideros, ya que unida al notable aumento de la esperanza vida, está suponiendo un progresivo envejecimiento de la población castellana y leonesa.

La Junta deCastilla y León,consciente de este problema y de la necesidad de plantear soluciones, ya que, en definitiva, son las personas el principal valor de la Comunidad y la familia el pilar tradicional en el que se asienta nuestra sociedad, ha decidido incorporar a las ya existentes numerosas medidas encaminadas a fomentar la reactivación de la natalidad y la conciliación de la vida familiar con la vida laboral. Entre este conjunto de medidas se encuentra la aprobación de una serie de líneas dirigidas fundamentalmente a apoyar económicamente a los castellanos y leoneses que decidan ampliar el número de miembros de la unidad familiar. Estas líneas de apoyo encuentran su fundamento en la lógica necesidad de que, siendo la natalidad un beneficio para todos, entre todos se ayude a las familias a soportar las indudables cargas que supone el nacimiento o adopción de un hijo.

Se trata así de remover los obstáculos que entorpecen la propia voluntad de las parejas de elegir la dimensión de su familia, de conseguir que la decisión de tener un hijo dependa únicamente de las convicciones o deseos personales, no de causas ajenas a las mismas. De este modo, las cinco líneas previstas tratan de favorecer...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA